Cuando el agua en botella salva vidas

Imagínate que estás atravesando una situación de emergencia. Podría ser que te has perdido incursionando en una nueva ruta de senderismo. O que el autobús en el que te trasladabas ha pinchado un neumático en medio de la autovía y el conductor ha ido a buscar ayuda. O que permaneces “enfrascado” en un atasco que te tendrá con el coche detenido o a “paso de hombre” por algunas horas más de las que tenías pensado.

¿Qué elemento u objeto preferirías tener al alcance de tu mano en ese preciso instante? Si has pensando en el móvil, en un megáfono o en un helicóptero, estás bastante lejos de hallar la solución. Porque si es cuestión de llevar solo lo imprescindible, te convendría tener una botella de agua mineral contigo. Aunque no lo creas, ello puede salvar vidas y permitirte salir ileso de una circunstancia apremiante.

En efecto, en situaciones de emergencia, un individuo necesita estar bien hidratado para que su cuerpo y, en particular, su cerebro, se mantengan funcionando correctamente. De hecho, en estas situaciones, mantenerse alerta y con la mente despierta resulta sustancial. Por este motivo, llevar agua mineral envasada siempre resulta un auténtico “salvavidas”.

Cuando el agua envasada es tu mejor aliada

En casos de emergencia, el buen estado de salud de las personas en riesgo, aisladas, perdidas o esperando a ser asistidas es imprescindible. Su adecuada hidratación es vital, ya que para salir de estas situaciones, así como para buscar y pedir ayuda, la ingesta de agua suficiente mejora el rendimiento físico y optimiza las capacidades cognitivas necesarias para sortear los obstáculos que podrían presentarse.

Como advertirás a estas alturas, el agua marca la diferencia. Por ello, si vas de paseo a un lugar lejano, andas por la montaña con familia o amigos o vas a hacer una excursión en el coche, lleva siempre agua contigo. Y no olvides, por supuesto, beber un agua mineral natural que te ofrezca las máximas garantías para una hidratación saludable vayas donde vayas.

Kit del excursionista perfecto: ¿qué no debe faltar?

Al preparar tu mochila para hacer un paseo por la montaña, conocer una nueva ruta de senderismo o simplemente pasar un día en algún lugar tranquilo y alejado en contacto con la naturaleza, no deberías olvidar cargar:

Agua. Es uno de los principales productos para la supervivencia. De hecho, nadie vive más de cinco días sin beber agua, ¿lo sabías? Además de hidratar adecuadamente, mantiene el cerebro en estado de alerta, algo sumamente necesario en estos casos. Como ya te hemos sugerido, procura que no sea cualquier agua. Opta por un agua mineral que te inspire confianza, como Agua de Bronchales, un agua con un excelente poder de hidratación, ideal para llevar dentro de tu kit.

Alimentos fáciles de llevar, por si debes pasar un rato largo a la espera de una solución (que merme la lluvia o la nieve, que llegue la ayuda o que el neumático sea reparado). Un mínimo de ingesta calórica resulta siempre indispensable.

Botiquín de primeros auxilios. Debería incluir la medicación que tomas habitualmente. Se recomienda llevar, además, medicina antialérgica de rescate, en especial si vas a ir al monte o la montaña, donde podría picarte algún insecto extraño. Y, por si acaso, también un potente repelente de mosquitos. A todo esto puedes añadirle un desinfectante de heridas y apósitos por si tuvieras algún percance.

Desde Importaco nos conforta poder ayudarte a vivir mejor. En este caso, aprendiendo a cómo salir ileso de una situación de emergencia, cualquiera que sea. Por tu parte, no olvides llevar siempre contigo al menos una botella pequeña, o dos, de un agua mineral segura y confiable. Nunca está de más; ya lo verás.

Comparte